Heterocromía, un ojo de cada color

Heterocromia

Normalmente nacemos con los ojos del mismo color, pero de forma poco frecuente podemos nacer con los ojos de diferente color, a lo que denominamos heterocromía de iris. Esta anomalía es causada por exceso o falta de melanina y puede llegar a afectar a la piel o el cabello, pero lo más frecuente es que solo produzca afectación ocular. Los ojos pueden ser de colores distintos (heterocromía total), o tener dos tonalidades distintas dentro del iris de un mismo ojo (heterocromía parcial).

El color del ojo está determinado por la herencia genética. En los bebés inicialmente suele ser grisáceo o azulado y se estabiliza el tono definitivo en torno a los 6 a 10 meses de vida. Dicha anomalía se distingue con facilidad en ojos verdes, pero en ojos azules o marrones puede ser más difícil de detectar. El ojo afectado puede estar menos pigmentado y verse más claro respecto al otro ojo (heterocromía hipocrómica) o bien más oscuro (hipercrómica).

Dicha anomalía puede ser congénita idiopática (desde el nacimiento sin una causa conocida) o podemos adquirirla de forma gradual durante la vida. En los casos congénitos, sin otra afectación ocular o general asociada, no progresa y no implica ninguna alteración de la visión. En el síndrome de Horner congénito el ojo más claro asocia el párpado más cerrado, la pupila más pequeña y el ojo más hundido, afectando la estética pero conservando una función visual normal.

Causas

Dentro de las causas adquiridas de heterocromía de iris encontramos:

  • Iridociclitis heterocrómica de Fuchs, una inflamación en la parte anterior del ojo que causa con frecuencia heterocromía de iris. Suele aparecer entre los 30 a 40 años de edad, tanto en hombres como en mujeres. Suele afectar un solo ojo en forma de moscas volantes, visión borrosa gradual y cambio progresivo de color del ojo. Esta enfermedad se detecta de forma casual hasta que no da síntomas.

  • Síndrome de Horner adquirido (asocia párpado cerrado y pupila pequeña)

  • Uso crónico de colirios en un solo ojo del grupo de las prostaglandinas. Se indican para controlar la presión intraocular en el glaucoma y suelen oscurecer el color del ojo, especialmente los ojos claros, por ejemplo latanoprost (Xalatan), travoprost, bimatoprost).

  • Nevus oculares difusos (similares a un lunar en la piel)

  • Melanomas de iris (tumores malignos)

  • Melanocitosis Oculodérmica o Nevus de Ota: Exceso de pigmentación tanto en el iris como en la esclera (parte blanca del ojo) y en la piel de los párpados que precisa controles oftalmológicos por riesgo de malignizar.

  • Siderosis ocular: depósitos de hierro en el iris secundarios a la retención de cuerpos extraños de hierro en el ojo, traumatismos, hemorragias.

  • Otras enfermedades hereditarias que pueden asociar malformaciones en vasos sanguíneos del cerebro y problemas neurológicos (Síndrome de Sturge Weber).

-Neurofibromatosis: Asocia tumores que crecen en los nervios, cambios en la piel y deformidades en los huesos.

-Síndrome de Waardenburg: Asocia sordera congénita, pigmentación de los ojos, cabello y piel.

En caso de detectar un cambio de color en un ojo, tanto en niños como en adultos, debe consultar al médico oftalmólogo para realizar una exploración completa. De esta manera podremos valorar si existe o no heterocromía de iris y detectar si el cambio de color del ojo se presenta de forma aislada o bien secundario a otra enfermedad.

Saskia Sánchez

Dra. Saskia Sánchez

Información sobre seguridad

Es importante tener en cuenta que las lentes implantables de Colámero (ICL) EVO Visian® están aprobadas por las autoridades sanitarias locales, lo que significa que se ha establecido su seguridad y su eficacia. Al igual que con ocurre con cualquier intervención, hay riesgos que es necesario considerar. Si tiene alguna pregunta o duda, siempre es mejor hablar con un oculista certificado en el uso de las lentes implantables de Colámero (ICL) EVO Visian®. La familia de lentes ICL EVO Visian incluyen las lentes ICL EVO Visian, ICL EVO Visian Toric, ICL EVO+ Visian e ICL EVO+ Visian Toric, y están diseñadas para la corrección/reducción de la miopía baja a alta (de -0,5 a -20,0 dioptrías [D]) y para la corrección/reducción de la miopía en pacientes con un valor de miopía de hasta -20 D y un grado de astigmatismo igual o inferior a 6,0 D. La familia de lentes ICL EVO Visian está indicada para el uso en tratamientos oculares fáquicos y para los casos siguientes: La corrección o reducción de la miopía en adultos con una edad entre 21 y 60 años con mediciones de entre –0,5 D y –20,0 D en el plano de las gafas. Con una profundidad de la cámara anterior (anterior chamber depth, ACD) igual o superior a 2,8 mm, medida desde el endotelio corneal a la cápsula anterior del cristalino. Este intervalo de edad ampliado que cubre de 45 a 60 de edad solo se aplica la familia de lentes ICL EVO Visian para miopía, y solo en países bajo la competencia de Organismos Notificados de la UE en los que se reconozca la marca CE (p. ej.: EU, EEA y EFTA). La familia de productos ICL EVO Visian actualmente en inventario no cuenta con las Instrucciones de uso actualizadas con este nuevo texto, pero se incorporará en el futuro. La cirugía con lentes ICL EVO Visian no elimina la necesidad de llevar gafas para leer, incluso si nunca las ha usado antes. La cirugía con lentes ICL EVO Visian representa una alternativa a otras cirugías refractivas, como la queratomileusis in situ asistida con láser (LASIK), la queratectomía fotorrefractiva (PRK), las cirugías de incisión u otros medios para corregir la miopía, como gafas y lentes de contacto. Las lentes ICL EVO Visian Toric están indicadas para corregir o reducir el astigmatismo con un valor de hasta 6,0 D que pueda tener (las lentes ICL EVO Visian no están indicadas para el tratamiento del astigmatismo). La implantación de una lente ICL EVO Visian es un procedimiento quirúrgico y como tal, conlleva riesgos potencialmente graves. A continuación se indican las posibles complicaciones y reacciones adversas asociadas a la cirugía refractiva en general: cirugías adicionales, formación de cataratas, pérdida de la mejor visión corregida, aumento de la presión intraocular, pérdida de células en la superficie interior de la córnea, irritación de la conjuntiva, tumefacción aguda de la córnea, tumefacción persistente de la córnea, endoftalmitis (infección ocular total), deslumbramiento importante y/o halos alrededor de las luces, hifema (sangre en el ojo), hipopión (pus en el ojo), infección ocular, dislocación de la ICL Visian, edema macular, pupila no reactiva, glaucoma de bloqueo pupilar, inflamación ocular grave, iritis, uveítis, pérdida del humor vítreo y trasplante de córnea. Antes de considerar la cirugía con lentes ICL EVO Visian, debe someterse a un examen ocular completo y hablar con el profesional en el cuidado de los ojos acerca de la cirugía con lentes ICL EVO Visian, especialmente en lo referente a los posibles beneficios, riesgos y complicaciones. Debe comentar el tiempo que necesitará para la curación después de la cirugía.

Referencias

Encuentre un médico

Citas

1. Patient Survey, STAAR Surgical ICL Data Registry, 2018

2. Sanders D. Vukich JA. Comparison of implantable collamer lens (ICL) and laser-assisted in situ keratomileusis (LASIK) for Low Myopia. Cornea. 2006 Dec; 25(10):1139-46. Patient Survey, STAAR Surgical ICL Data Registry, 2018

3. Naves, J.S. Carracedo, G. Cacho-Babillo, I. Diadenosine Nucleotid Measurements as Dry-Eye Score in Patients After LASIK and ICL Surgery. Presented at American Society of Cataract and Refractive Surgery (ASCRS) 2012.

4. Shoja, MR. Besharati, MR. Dry eye after LASIK for myopia: Incidence and risk factors. European Journal of Ophthalmology. 2007; 17(1): pp. 1-6.

5a. Lee, Jae Bum et al. Comparison of tear secretion and tear film instability after photorefractive keratectomy and laser in situ keratomileusis. Journal of Cataract & Refractive Surgery , Volume 26 , Issue 9 , 1326 - 1331.

5b. Parkhurst, G. Psolka, M. Kezirian, G. Phakic intraocular lens implantantion in United States military warfighters: A retrospective analysis of early clinical outcomes of the Visian ICL. J Refract Surg. 2011;27(7):473-481.

*American Refractive Surgery Council