Las Lentes ICL son explantables. ¿Por qué eso es un beneficio?

Ignacio lopez marin blog

Autor: Dr. Ignacio López Marín

Las Lentes ICL son explantables. ¿Por qué eso es un beneficio?

Una de las grandes ventajas competitivas de la Lente ICL es el material con el que están diseñadas – el colámero. Hace que las Lentes ICL sean biocompatibles con las estructuras anatómicas del ojo y no produce cambios a corto, medio y largo plazo. Esto facilita en gran medida el concepto del explante y el recambio de estas lentes si fuese necesario.1

Según nuestra experiencia el recambio de las Lentes ICL es muy infrecuente y calculamos que llegan como máximo a un 2 % de pacientes. Una causa puede ser el cambio en el tamaño de la lente seleccionada en un primer tiempo por el cirujano. En una intervención el cirujano recambiará el tamaño de la lente mediante una cirugía muy similar a la del implante de la lente. Si la intervención se desarrolla sin incidencias el ojo no debe sufrir cambio alguno en el recambio, gracias al material de la lente. En limitadas ocasiones puede ser necesario realizar un recambio en la lente implantada, con objetivo de ajustar la lente más adecuada para la anatomía del ojo. Esto incluye explantar la lente para, en el mismo acto quirúrgico, realizar de nuevo el implante de la lente definitiva. Gracias al material de la ICL, el colámero, la lente es extremadamente flexible y biocompatible con el ojo, por lo que esto no supone una alteración anatómica ni sufrimiento para el ojo. No obstante, en la actualidad y realizando un examen preoperatorio y un análisis en profundidad de las características anatómicas del ojo, esta circunstancia se está reduciendo al mínimo.2

Por otro lado, cuando el paciente desarrolla catarata una vez que llega a la edad de 60-70 años, después de muchos años desde el implante, la Lente ICL debe ser explantada durante la cirugía de cataratas. El explante suele asociarse al desarrollo de la catarata en una edad más tardía del paciente. Si el paciente desarrolla una catarata con 60 o 70 años, el cirujano en un primer tiempo, normalmente dentro de la misma intervención, procederá a explantar la lente para posteriormente proceder a la cirugía de catarata. Gracias al diseño y material de la lente no producirá sinequias (adherencias) dentro del ojo por lo que la cirugía va a ser de nuevo sencilla y muy reproducible. Además, la lente no influye en los cálculos preoperatorios que son necesarios para esa nueva cirugía.3

Como resumen podemos afirmar que el material y el diseño de la Lente ICL nos permite que sea removible cuando el paciente o el cirujano así lo desean. Afortunadamente esto ocurre en un porcentaje ínfimo de casos; pero cuando es necesario se realizará en las condiciones más seguras posibles.

Ignacio López-Marín Espigares

REFERNCIAS

1. Packer M. The Implantable Collamer Lens with a central port: review of the literature. Clin Ophthalmol. 2018;12:2427-2438. doi:http://dx.doi.org/10.2147/OPTH...

2. Torbey J, Mehanna C, Fattah MA, Awwad ST. Comparison of intraoperative vs postoperative optical coherence tomography measurement of implantable collamer lens vaulting. 2020:737-741.

3. Amro M, Chanbour W, Arej N, Jarade E. Third- and fourth-generation formulas for intraocular lens power calculation before and after phakic intraocular lens insertion in high myopia. J Cataract Refract Surg. 2018;44(11):1321-1325. doi:10.1016/j.jcrs.2018.07.053

Información sobre seguridad

Es importante tener en cuenta que las lentes implantables de Colámero (ICL) EVO Visian® están aprobadas por las autoridades sanitarias locales, lo que significa que se ha establecido su seguridad y su eficacia. Al igual que con ocurre con cualquier intervención, hay riesgos que es necesario considerar. Si tiene alguna pregunta o duda, siempre es mejor hablar con un oculista certificado en el uso de las lentes implantables de Colámero (ICL) EVO Visian®. La familia de lentes ICL EVO Visian incluyen las lentes ICL EVO Visian, ICL EVO Visian Toric, ICL EVO+ Visian e ICL EVO+ Visian Toric, y están diseñadas para la corrección/reducción de la miopía baja a alta (de -0,5 a -20,0 dioptrías [D]) y para la corrección/reducción de la miopía en pacientes con un valor de miopía de hasta -20 D y un grado de astigmatismo igual o inferior a 6,0 D. La familia de lentes ICL EVO Visian está indicada para el uso en tratamientos oculares fáquicos y para los casos siguientes: La corrección o reducción de la miopía en adultos con una edad entre 21 y 60 años con mediciones de entre –0,5 D y –20,0 D en el plano de las gafas. Con una profundidad de la cámara anterior (anterior chamber depth, ACD) igual o superior a 2,8 mm, medida desde el endotelio corneal a la cápsula anterior del cristalino. Este intervalo de edad ampliado que cubre de 45 a 60 de edad solo se aplica la familia de lentes ICL EVO Visian para miopía, y solo en países bajo la competencia de Organismos Notificados de la UE en los que se reconozca la marca CE (p. ej.: EU, EEA y EFTA). La familia de productos ICL EVO Visian actualmente en inventario no cuenta con las Instrucciones de uso actualizadas con este nuevo texto, pero se incorporará en el futuro. La cirugía con lentes ICL EVO Visian no elimina la necesidad de llevar gafas para leer, incluso si nunca las ha usado antes. La cirugía con lentes ICL EVO Visian representa una alternativa a otras cirugías refractivas, como la queratomileusis in situ asistida con láser (LASIK), la queratectomía fotorrefractiva (PRK), las cirugías de incisión u otros medios para corregir la miopía, como gafas y lentes de contacto. Las lentes ICL EVO Visian Toric están indicadas para corregir o reducir el astigmatismo con un valor de hasta 6,0 D que pueda tener (las lentes ICL EVO Visian no están indicadas para el tratamiento del astigmatismo). La implantación de una lente ICL EVO Visian es un procedimiento quirúrgico y como tal, conlleva riesgos potencialmente graves. A continuación se indican las posibles complicaciones y reacciones adversas asociadas a la cirugía refractiva en general: cirugías adicionales, formación de cataratas, pérdida de la mejor visión corregida, aumento de la presión intraocular, pérdida de células en la superficie interior de la córnea, irritación de la conjuntiva, tumefacción aguda de la córnea, tumefacción persistente de la córnea, endoftalmitis (infección ocular total), deslumbramiento importante y/o halos alrededor de las luces, hifema (sangre en el ojo), hipopión (pus en el ojo), infección ocular, dislocación de la ICL Visian, edema macular, pupila no reactiva, glaucoma de bloqueo pupilar, inflamación ocular grave, iritis, uveítis, pérdida del humor vítreo y trasplante de córnea. Antes de considerar la cirugía con lentes ICL EVO Visian, debe someterse a un examen ocular completo y hablar con el profesional en el cuidado de los ojos acerca de la cirugía con lentes ICL EVO Visian, especialmente en lo referente a los posibles beneficios, riesgos y complicaciones. Debe comentar el tiempo que necesitará para la curación después de la cirugía.

Referencias

Encuentre un médico

Citas

1. Patient Survey, STAAR Surgical ICL Data Registry, 2018

2. Sanders D. Vukich JA. Comparison of implantable collamer lens (ICL) and laser-assisted in situ keratomileusis (LASIK) for Low Myopia. Cornea. 2006 Dec; 25(10):1139-46. Patient Survey, STAAR Surgical ICL Data Registry, 2018

3. Naves, J.S. Carracedo, G. Cacho-Babillo, I. Diadenosine Nucleotid Measurements as Dry-Eye Score in Patients After LASIK and ICL Surgery. Presented at American Society of Cataract and Refractive Surgery (ASCRS) 2012.

4. Shoja, MR. Besharati, MR. Dry eye after LASIK for myopia: Incidence and risk factors. European Journal of Ophthalmology. 2007; 17(1): pp. 1-6.

5a. Lee, Jae Bum et al. Comparison of tear secretion and tear film instability after photorefractive keratectomy and laser in situ keratomileusis. Journal of Cataract & Refractive Surgery , Volume 26 , Issue 9 , 1326 - 1331.

5b. Parkhurst, G. Psolka, M. Kezirian, G. Phakic intraocular lens implantantion in United States military warfighters: A retrospective analysis of early clinical outcomes of the Visian ICL. J Refract Surg. 2011;27(7):473-481.

*American Refractive Surgery Council